Apéndice 11: El proyecto personal-Orientaciones

EL PROYECTO PERSONAL ORIENTACIONES PARA SU REALIZACIÓN

  1. Objetivo del Proyecto Personal

* Capacitarnos para dar una adecuada respuesta a los diversos desafíos que experimenta nuestra vida misionera y estar a la altura de los tiempos.

* Ayudarnos a entrar en un proceso de autentificación personal y de crecimiento humano, espiritual y misionero.

* Superar nuestra dispersión, incoherencia, mediocridad e individualismo.

2. La propuesta del Proyecto Personal en la Congregación

2.1. Inspiración claretiana de los “proyectos personales”

El P. Claret ofrece a las diversas personas, entre ellas a los misioneros de la Congregación, planes de vida acomodados a las circunstancias de vida de las mismas. Son los “planes de vida” del P. Fundador[1].

2.2. Orientaciones congregacionales concretas

Se encuentran en los últimos documentos congregacionales elaborados por los Capítulos y Asambleas[2].

2.3. Interpretación

Para su adecuada interpretación hay que entender el P.P. en una perspectiva de crecimiento vocacional, en un contexto comunitario, y en relación con otros dinamismos, como son el acompañamiento personal y el discernimiento personal y comunitario[3].

3. Exigencia del Proyecto Personal 

La exigencia fundamental arranca de nuestra condición de misioneros, servidores de la Palabra en Misión Profética para una Nueva Evangelización.

Hoy se experimenta la imposibilidad de ser “oyentes y servidores de la Palabra” sin la gracia de ser contemplativos en la misión y hombres capacitados para decir la ‘palabra oportuna’ y Aprofética@ en este mundo. Esta exigencia:

1. Comporta, en primer lugar, coherencia y calidad de vida basada en la respuesta a la llamada vocacional. La coherencia apunta a la unificación interior, a la integración de valores, a la autenticidad del testimonio, al compromiso real con las opciones hechas por la Congregación (MCH) y a la capacidad de respuesta a la Palabra de Dios que se escucha y acoge en el corazón. La calidad de vida apunta a una respuesta inequívoca a la llamada a la santidad, en clave apostólica y misionera, sin hacer pactos con la mediocridad y el hedonismo.

2. Exige, en segundo lugar, evangelizadores del todo centrados en Dios Padre, urgidos por la caridad de Cristo, guiados por su Espíritu y apasionados por los hermanos.

3. E implica, en tercer lugar, una fuerte llamada a la conversión en el contexto del mundo actual, una profunda espiritualidad misionera y profética fundada en la Palabra de Dios y en la lectura de los signos de los tiempos, y configurada por las actitudes de disponibilidad, éxodo, itinerancia y docilidad al Espíritu y a la Palabra de Dios.

4. Elaboración del Proyecto Personal

4.1. Marco de referencia concreto:

* Las Constituciones, como eje central[4], el Directorio y las orientaciones del CPR, SP y EMP.

* La situación personal: edad, salud física, estado psíquico (especialmente el grado de satisfacción en el destino y de integración comunitaria); situación espiritual (los aspectos de la vida de fe); capacitación profesional para la misión confiada; y posibilidades humanas y espirituales con las que cuenta para afrontar los objetivos.

* La vida y misión de la comunidad. La situación comunitaria en la que vive: miembros que integran la comunidad; tipo de relaciones intra y extra comunitarias; cohesión y armonía; vida de fe y clima de oración; ambiente y compromiso de trabajo; misión específica; oportunidades para la formación permanente; posibilidades de ayuda mutua. Y el Proyecto Comunitario: los compromisos adquiridos por la comunidad en los que se ha de integrar el proyecto personal.

4.2. Actitudes previas a su elaboración

* Realismo y objetividad sobre las propias necesidades y posibilidades.

* Autocrítica y discernimiento desde la fe. La sincera búsqueda de la voluntad de Dios en todo aquello que pienso, siento y hago.

* Generosidad para responder a la llamada a la santidad.

* Voluntad de servicio misionero desde la misión que se me ha confiado y en el lugar en que se me ha asignado.

4.3. Contenidos del P. P.

* La situación real de la persona en todos sus aspectos: físico, psicológico, espiritual, comunitario y apostólico.

* Los objetivos concretos que se debe marcar para progresar o crecer integralmente.

* Los medios que se van a emplear para conseguir esos objetivos.

4.4. Áreas que abarca el P. P.

* Descripción de la propia situación.

* Vida espiritual.

* Convivencia fraterna.

* Formación permanente.

* Compromisos de misión.

* Revisión y evaluación del proyecto.



     [1]cf EA, pp 509‑511.

     [2]cfAsamblea General de los Teques, Annales, 56 (1983-1984), pp. 3-70, n. 92; CPR, 29‑31, 46 y 69‑91; SP, 13.3; EMP, 29.1; 34.3; Dir 40; 147.1

     [3]cf CPR, 67; SP, 13.3; EMP, 29.1; 34.3.

     [4]cf SP, 13.2.