Formulario 8: Modelo de Informe para la Profesión Perpetua

Formulario 8

MODELO DE INFORME PARA LA PROFESIÓN PERPETUA

(cf CIC 657.1)

 

 

INFORME sobre …………………………………………………………………………………………………………….

para su profesión perpetua, dados por …………………………………………………………………………

en …………………………………………………………………………………………………………………………

el día . . . de . . . . . . . . . . . . . . . . de …………………………………………………………………………

 

DECLARACIÓN: Para ayudar a los superiores a un discernimiento vocacio­nal más adecuado, informo, según conciencia, sobre los si­guientes as­pectos:

 

1. Ficha personal:

 

–        Años, lugar de nacimiento, etc. (todo lo que pueda interesar).

–        Años que lleva de religioso, número de profesiones, fecha de la pri­mera profesión.

–        Estudios realizados.

–        Salud física y psíquica. Posibles somatizaciones.

–        Rasgos globales del carácter: emotividad, actividad, primarie­dad o se­cunda­riedad.

 

2. Madurez humana
–       Valoración global de su madurez humana.

–       Progresos más notorios, si se saben, desde el noviciado. Retra­sos más sig­ni­ficativos.

–        Cualidades humanas (sinceridad, fidelidad, bondad del corazón, soli­daridad, moderación, dominio de sí, amor al trabajo, flexi­bilidad de espí­ritu, forta­leza de carácter, preocupación por la justicia …)

–       Equilibrio psicológico (aceptación de sí y de los demás, dis­ci­plina de espíritu, tolerancia a las frustraciones, firmeza de ánimo y constancia, sentimiento de culpabilidad, capacidad para afrontar la soledad y los fra­casos de manera constructiva …)

–       Madurez sexual y afectiva (vivencia actual de vínculos afecti­vos con hom­bres y mujeres; armonización de la necesidad de amar con la de ser ama­do; capacidad de sublimación, etc).

–       Madurez de juicio.

–       Capacidad intelectual.

–       Otras cualidades: capacidad de diálogo, apertura a los formado­res, servi­cialidad, delicadeza, capacidad creativa y de inicia­tiva.

–        Previsión de futuro.

 

3. Madurez espiritual

 

–        Valoración global de su vida espiritual y de fe. Orientación glo­bal de su espiritualidad.

–        Progresos más notorios, si se saben, desde el noviciado. Retra­sos más sig­nificativos.

–        Sentido de Dios y del prójimo (especialmente del pobre).

–        Preocupación por la propia santidad.

–        Vivencia de los sacramentos (eucaristía y penitencia); vivencia de las virtudes misioneras; participación activa en la oración comu­ni­taria; conse­cución del hábito de oración personal y de la escu­cha y acogida de la Pala­bra.

–        Vivencia cordimariana.

–        Amor y fidelidad a la Iglesia.

–        Estilo de vida que testimonia.

–        Aceptación práctica de las Constituciones.

–        Previsión de futuro.

4. Vida comunitaria

 

–        Valoración global de su capacidad para la vida comunitaria.

–        Comportamientos comunitarios más notables. Rol más específico que desempeña en la comunidad.

–        Cualidades más destacables.

–        Aceptación de las mediaciones.

–        Capacidad para vivir conforme a un proyecto comunitario.

–        Previsión de futuro.

 

5. Compromisos evangélicos (pobreza, castidad, obediencia)

 

–        Valoración global.

–        Criterios más destacables sobre cada uno de ellos.

–        Comportamientos más destacables sobre cada uno de ellos. Sus moti­va­ciones de fondo ()la re­nuncia evangélica? )la frustración? …)

–        Previsión de futuro.

 

6. Vida apostólica

 

–        Valoración global de la misma: criterios, praxis, motivaciones, dis­ponibi­lidad.

–        Servicio de la Palabra. Experiencias apostólicas realizadas más sig­nifica­tivas (si se conocen). Juicio general.

–        Previsión de futuro apostólico en la Congregación.

 

7. Integración vocacional

 

–        Valoración global del desarrollo vocacional y de su maduración ac­tual.

–        Grado de resolución de posibles traumas o crisis que haya pade­cido.

–        Personalización de los valores vocacionales claretianos.

–        Previsión de futuro.

 

8. Otros aspectos

 

–        Criterios orientativos para el futuro a tener en cuenta por el Supe­rior Mayor.

–        Juicio valorativo final.

 

 

(Firma)