Fidelidad y Consistencia en la Vocacion

Encuentro de los Prefectos de Formacion 2006

Claret Nivas, Bangalore

Fidelidad y Consistencia en la Vocacion

James Kannanthanam cmf

Introduccion

En 2000 James J.Gill informo sobre un seminario en los Estados Unidos en el que los especialistas, junto con sus obispos y superiores religiosos, se vieron obligados a cuestionar la efectividad de los planteamientos de la formación que en ese momento estaban en boga. Algunos articulos publicados en el periodico Kansas City Star, en los que se informaba de hechos alarmantes, suscitaron esta urgente preocupación. El Star, tras realizar una encuesta nacional sobre los sacerdotes en los Estados Unidos, desperto una amplia atención sobre algo grave que estaba ocurriendo dentro de la Iglesia. Decia que mas de 300 sacerdotes de los USA habian muerto ya a causa del SIDA (AIDS) y que se preve que otros centenares mas sigan la misma suerte en los proximos anos. A la mayoria de la gente le resultaba dificil aceptar que los sacerdotes son solamente seres humanos y que la profesion de los votos no confiere automáticamente la capacidad de cumplirlos intachablemente.

Entre las reacciones aparecidas en la prensa y en las tertulias radiofonicas destacaba la pregunta: “En que ha fallado la forma en que estos hombres fueron preparados para el sacerdocio célibe?”. Muchos observadores han expresado la opinion de que la exigencia del celibato por parte de la Iglesia es excesiva para los hombres de hoy. El comentario que se hacia es que todas estas realidades muestran que la formacion de los seminaristas y religiosos ha sido incompleta y se planteaba la cuestion: “Que es lo que esta haciendo la Iglesia ahora para evitar que ocurran estas cosas?”[1]

La Iglesia ha estado muy preocupada no solo por los muchos que estaban dejando la vocacion, sino tambien por las inconsistencias que habian aflorando entre los ideales que los sacerdotes y religiosos estan llamados a vivir y lo que de hecho estan viviendo. Fue motivo de stupor y de verguenza que muchos sacerdotes tuvieran que afrontar procesos judiciales y muchos han sido encarcelados por sus comportamientos inapropiados.

En este contexto examinamos la relacion entre fidelidad y consistencia como una clave para comprender el fenomeno del abandono de la vocacion que experimentamos estos ultimos anos, asi como los problemas de aquellos que continuan permaneciendo en la vocacion a la vida consagrada.

Que es la fidelidad?El diccionario define a la persona fiel como aquel que "mantiene la fe o que es constante en en sus sentimientos, en el cumplimiento de sus obligaciones, sin defraudar la confianza puesta en el”.

La palabra consistencia es empleada aqui con el significado especifico de la armonia interior que existe entre las necesidades subconscientes de la persona y los valores que proclama conscientemente, y que favorece la fidelidad a la vocacion. Por tanto, la tarea que me propongo es explorar la relevancia que tiene el factor de consistencia-inconstencia en la perseverancia o no perseverancia en la vocacion, es decir, examinar hasta que punto la fidelidad o la falta de fidelidad esta relacionada con la consistencia o inconsistencia de la persona.

El problema

Comenzaremos con una breve exposicion de los problemas actuales de muchos que dejan la vida consagrada y los intentos que se han hecho de explicar este fenómeno.

La fragilidad de la vocacion, los casos frecuentes de infidelidad, fue el problema mayor que abordo la USG (Union de Superiores Generales) recientemente. Los superiores mayores discutieron sobre el problema de los numerosas defecciones en la vida consagrada (VC) y observaron que, con relacion a los ultimos anos, se habia producido una cierta “re-aparicion” de la crisis vocacional ocurrida después del Vaticano II. Esto suscito seria preocupacion y se expreso un vivo deseo de encontrar caminos que pudieran arrojar alguna luz sobre el tema del abandono – identificar y dar nombre a lo que estaba ocurriendo en el contexto actual y con respecto a la situación del abandono de la VC.

Los estudios de la USG han identificado cuatro situaciones diferentes en la VC:

  • Los que abandonan despues de un serio proceso de discernimiento vocacional que muestra claramente que es hora de que abandonen la VC.
  • Los que abandonan sin deber hacerlo. Al abandoner, estan siendo infieles a la llamada que todavia suena y a la capacidad de respuesta que normalmente les permitiria permanecer en su respectivo instituto religioso.
  • Los que no abandonan pero, sin embargo, deberian hacerlo y en particular los que nunca deberian haber entrado en la VC. Es claro que algunos miembros que mantienen su opcion por la vida religiosa no es por causa de la fidelidad o de la felicidad. Estas personas no son utiles para sus companeros y para su respectivo Instituto. No hay duda de que algunas particulares salidas mejorarian la calidad de la VC.
  • Los que superan la crisis vocacional y por tanto continuan en su camino de VC de una manera renovada.

Los superiores estudiaron diversos aspectos del problema. Fueron objeto de examen factores tales como las motivaciones para entrar y permanecer en la VC, la calidad del discernimiento, la consistencia de los sujetos, la profundidad en la fe de los religiosos, la influencia de la cultura y el entorno y la cualidad de la formación. Se plantearon la pregunta de si hay algo objetivo en la VC que favorece la fragilidad vocacional al mismo tiempo que se afirma que hay algo objetivo dentro de la misma VC que puede convertirla en una escuela de fidelidad, y la consiguiente obligación de potenciarlo. Plantearon esta doble cuestion:

1. Por que algunos abandonan? Por que ocurre la crisis vocacional?

2 A que debemos ser fieles? Cuales son las condiciones personales y grupales que favorecen y dan vitalidad a los grupos?

 

Algunos de los resultados alcanzados por la USG merecen nuestra atención:

1. Soledad afectiva: Algunos analistas de la VC creen que los Institutos que imponen el aislamiento emocional de sus miembros sufren un numero mayor de defecciones.[2]

2. Cualidad de los llamados: Otros situan el problema en la calidad de las vocaciones actuales, especialmente en las inmadureces psicologicas que presentan.[3]

3. Cuestion del sentido de la VC:‘Por quien y con quien?’ Se observo que la crisis de la vida consagrada es, sobre todo, la crisis de la profundidad y calidad de nuestro amor a Cristo. La fidelidad solo es possible cuando hay una passion ardiente- una pasion por Cristo, una pasion por la humanidad.[4]

4. Problema del compromiso permanente: El problema tiene raices psicologicas y culturales. Se observo que hasta muy recientemente la permanencia formaba parte esencial de la cultura. Hoy vivimos en la cultura de lo “desechable”, del colapso de las ideologias. [5]

5. La cuestion de la formacion de la identidad

6. La capacidad para la intimidad

7. El problema de la generatividad

8. Otras razones[6]

 El P. Lluis Oviedo OFM, despues de examinar diferentes teorias, observa: “En realidad, no hay explicacion empirica de por que dos religiosos que viven en comunidades y situaciones personales muy similares de hecho toman una decisión diferente cuando afrontan la prueba y la tentacion de abandonar. Por eso es muy dificil formular una especie de “teoria unificada" que ayude a comprender el sentido y las caracteristicas de las sucesivas olas de casos de abandono; esta situación hace difícil adoptar un acercamiento practico o que pueda ofrecer elementos de ayuda en el manejo de la crisis”.

 

Desde la perspectiva de la Psicologia de la profundidad

La USG y los que analizan el problema del abandono estan de acuerdo en que necesitamos una antropología para comprender el fenomeno. Aquí vamos a considerar los hallazgos a que ha llegado la investigacion del P. Rulla, que le granjeo el premio quinquenal en Psicología cientifica de la Religión en 1976.

Segun el P. Rulla la vocacion es el resultado del encuentro de dos libertades – de Uno que llama y de otro que es llamado – Dios y el hombre – ‘si’ de Dios y ‘si’ del hombre. Es un encuentro de dialogo – un dialogo que continua a traves de la vida del hombre. Por parte de Dios su ‘si’ es un don. Es el el que lleva la iniciativa y el que elige. Es Dios por la accion del Espiritu quien hace posible que el hombre pueda responder.

Necesita tambien un ‘si’ por parte de la persona humana, que se hace disponible en su totalidad para la obra salvifica del Reino.

La semilla de la vocacion no cae sobre un terreno neutral, sino que encuentra en la persona un terreno con potencialidad para responder a dicha llamada. Pero al mismo tiempo el terreno tiene sus limites y condicionantes (Mt 13, 1-23). La vocacion es por tanto un don que nosotros recibimos de Dios, pero un tesoro recibido en vasijas de barro (2 Cor 4,7). Las vasijas de barro representan la realidad antropologica que caracteriza la respuesta humana a la llamada de Dios – una respuesta mas o menos libre, mas o menos total. No es solamente una limitacion moral, sino tambien una limitacion psicologica. Es posible que un muchacho o una chica en su itinerario vocacional encuentre dificil vivir adecuadamente los valores vocacionales, y no por falta de buena voluntad, sino que es posible que en su vida haya limitaciones psicologicas que pueden ser inconscientes y que dificultan a la persona la practica de esos valores de la vocacion.

Asi nos encontramos con dos realidades antropologicas:

La primera realidad antropologica es que tenemos un proyecto orientado al infinito; conocer, querer y amar. Segun Lonergan hay en la persona (la aspiracion) a trascenderse sistematicamente a si misma, sea quien sea, no importa lo que haya conseguido hasta ahora, (la aspiracion) de alcanzar a Dios como el objetivo ultimo de la propia vida. Hay siempre un deseo de ir mas alla hasta que uno alcanza a Dios. En la debilidad de lo humano hay un espacio para lo Eterno, una aperture hacia el Absoluto que senala como la meta ultima de la trascendencia y como el fundamento de todas las cosas y de cada valor. Segun la antropologia biblica, el hombre esta ontologicamente orientado hacia Dios, como dice el Vaticano II: “el hombre ha sido creado a imagen de Dios con capacidad para conocer y amar a su Creador” (GS 12c). Por tanto, el hombre es creado para desarrollarse en plenitud, segun la propia vocacion de la persona, recibida de Dios como una llamada que le invita, con la mayor libertad y responsabilidad (Mk 12.30)

La segunda realidad antropologica que no podemos olvidar se refiele a las limitaciones de diversa naturaleza, conscientes e inconscientes, que hay en la persona y que pueden ser un obstáculo en mayor o menor medida para la libertad de vivir su tendencia a la auto-trascendencia teocentrica. Con su cuerpo y su finitud, el hombre esta relacionado con el mundo y con sus innumerables condicionamientos – fisicos, biologicos, historicos, psicologicos…. La psicologia que trata del desarrollo de la persona en el proceso de la vida nos descubre muchos factores que intervienen en el desarrollo de la persona y como influyen de manera compleja. Si exceptuamos los casos patologicos graves, muchos de estos factores no lesionan la libertad esencial de la persona, pero influyen sobre su libertad efectiva para abrirse y responder a los valores. Por ejemplo, la libertad esencial para girar que tiene el codo es de 180 grados, pero por causa de un accidente su libertad efectiva puede quedar reducida a 60 grados, aunque se le puede devolver la plena capacidad por medio de una intervención medica. Lo mismo puede decirse con verdad en relacion con la vida psiquica y vocacional. Valga el ejemplo de Paula, una mujer de 22 anos. Cuando era peque;na fue testigo de las continuas peleas de sus padres… miedos… esconderse en el armario para protegerse de la ansiedad… Ahora es una chica muy inteligente y capaz, pero el temor de lo que puedan decir los otros la hace incapaz de defender sus ideales… huye de las situaciones de ansiedad… tiene miedo de ser rechazada o abandonada por los demas y eso le hace buscar refugio en un “armario’. Esta era la solucion que le daba seguridad en el pasado, cuando era nina, pero resulta inadecuada en la situación actual, en que es persona adulta y madura

El ejemplo nos ilustra como los problemas que la persona encontro en su infancia, de manera mas o menos consciente, pueden actuar todavia como una limitacion y convertirse en un obstáculo para conseguir relaciones maduras y para vivir los valores deseados. Una vez que se toma conciencia de esto y se afronta, la persona alcanza una mayor libertad efectiva para crecer en la vida humana y vocacional.

La existencia de esta limitacion es reconocida en la antropologia biblica cuando Pablo afirmar que los deseos de la carne se oponen a los deseos del Espiritu. (Gal 5,17)

Asi, el dialogo vocacional implica a toda la persona con sus potencialidades y tambien con sus limitaciones. Para comprender estas limitaciones, el P. Rulla propone una imagen tridimensional del hombre. Las limitaciones pueden estar en cualquiera de estas dimensiones y los Formadores tienen que tenerlo en cuenta a la hora de abordar un problema.

La primera dimension:

Un hombre que tenia mucho exito en su campo professional se convirtio al mismo tiempo en objeto de celo por parte de sus colegas. El podria haberse vengado facilmente de ellos, pues tenia ese poder en su mano, pero sin embargo opto por no hacerlo. Formulaba su principio en estos terminos: “tener la espada, pero no atacar con ella.” Para adopter una postura como esta uno necesita una gran dosis de libertad interna, un sentido del valor y un proposito en la vida. Estan en juego las convicciones y el compromise que uno ha elegido conscientemente y el esfuerzo constante que permite vivir desde estas opciones.

Aplicando esto al contexto religioso, el hecho de tener todas las posibilidades de llevar una vida comoda en el mundo y a pesar de ello escoger una vida de renuncia, el seguimiento de la vocacion a pesar de su aparente estupidez a los ojos del mundo, el ser fieles a ella incluso cuando uno podria fácilmente abandonarla, todo esto muestra la fuerza que tienen las creencias de una persona y la libertad interior que posee.

Pero la cuestion es si tenemos la libertad interior de optar y de seguir lo que hemos escogido. El P. Rulla dice que en la persona humana hay una dimension que permite estar abierto a ideales y valores mas elevados. Hay en nosotros una dimension que es predominantemente consciente y abierta a valores auto-trascendentes. “La primera dimension es la derivada de las estructuras conscientes; mas precisamente, de la armonia o acuerdo que, en mayor o menor medida, existe entre el yo ideal (que es consciente) y el nivel del yo actual, que es predominantemente consciente. Desde el momento en que las dos estructuras en esta dialectica son conscientes, la persona es libre y responsables para trascenderse a si misma o para rechazar la auto-trascendencia. Por consiguiente, la primera dimension es la dimension que dispone a uno a la virtud o al pecado.”[7] Cuando una persona con su libertad y responsabilidad elige seguir los valores del Reino, por mas dificultades y sacrificios que conlleven, ella esta siguiendo conscientemente las virtudes y crece en santidad.

Aplicando esto a nuestro contexto de la fidelidad a la vocacion, se supone que tendriamos que tener una comprensión y un aprecio claro y consciente del valor de los votos. La persona tiene, en su yo ideal, la posibilidad de una auto-trascendencia teocentrica. Pero la libertad de la persona para esta auto-trascedencia es imperfecta, incluso en la persona que ha sido redimida. Sin embargo, en la primera dimension, de la virtud o el pecado, estas limitaciones son prevalentemente conscientes y de este modo pueden ser superadas con los medios tradicionales de la ascetica.[8] Para alcanzar fortaleza en esta primera dimension, el P. Rulla subraya la vida de oracion, educacion en valores (presentacion de motivos claros que demuestren por que las virtudes y las normas son buenas y desarrollo de una clara conciencia de la responsabilidad personal y el compromiso sincero con los valores y la internalizacion de los mismos ), educación de la voluntad y de las emociones (la formación no deberia limitarse a suministrar información a la inteligencia), capacidad de soportar la tension de la renuncia y aceptación de los sacrificios y sufrimientos que son mas o menos inevitables cuando se lucha por el triunfo del bien. Según Rulla, “Una de las dificultades mas persistentes que la gente encuentra en su lucha por crecer en la vocacion cristiana es la de dar a este sufrimiento un sentido auto-trascendente, convirtiendo el sufrimiento en un sacrificio…”[9]

En otras palabras, hay una posibilidad mayor de abandono de la vocacion cuando se es debil en la primera dimension:

- falta de adecuada formacion en los valores o de compromiso (p.ej., uno que no esta convencido del valor de la castidad)

- falta de vida de oracion y de aceptación del sufrimiento implicado en las renuncias

- ceder a la cultura del consumismo y del confort

- rehuir las tensiones que brotan de nuestra responsabilidad hacia los valores objetivos (la tentacion del bienestar material, los valores subjetivos y la autonomia)

- auto-realizacion mas bien que auto-trascendencia.

Tercera dimension:

Saltando la segunda dimension vamos a tartar de la tercera. Es la dimension de la normalidad versus la patología. Implica la madurez personal en los valores naturales.

La Psicologia Clinica en general se ocupa de los problemas que se pueden encontrar en el bienestar psicologico y los problemas asociados con la enfermedad mental. La enfermedad grave puede reducer incluso la libertad esencial de la persona para responder a la llamada de Dios. Los diversos estilos de personalidad pueden convertirse en motivo de dificultad para las adaptaciones en la comunidad y pueden provocar tension. Segun los estudios, cerca del 20% de la población general y de los que estan en la VC tienen dificultades en esta dimension.[10]

Los problemas patologicos serios afectan a la libertad de vivir la vocacion. Pero puede ser erroneo concluir que los que abandonan la VC son mas inmaduros en la tercera dimension que los que permanecen en la VC. Podriamos decir mejor que muchos que se quedan en la VC pueden encontrar dificultad en vivir las exigencias de la VC por su inmadurez en la tercera dimension.

Segunda dimension:

La primera dimension implica los valores auto-trascendentes y las estructuras conscientes y la tercera dimension implica madurez o inmadurez en los valores naturales. La segunda dimension es el ambito en que se mezclan y combinan los valores auto-trascendentes con los naturales. Como tal, esta segunda dimension implica las estructuras conscientes e inconscientes de la personalidad.

Vamos a intentar comprender esta dimension con algunos ejemplos…

- un muchacho que tiene una necesidad excesiva de carino

- de agresion

- de gratificacion sexual

- de evitar el fracaso y el rebajamiento

- de exhibicion

Es una dialectica producida por el equilibrio o desequilibrio entre las fuerzas conscientes de auto-trascendencia y las fuerzas inconscientes que se oponen a la auto-trascendencia teocentrica. “Parece ser que la gracia no afecta normalmente a las fuerzas inconscientes, sino que actua solo a traves de fuerzas conscientes. En otras palabras, esas fuerzas que son inconscientes y no auto-trascendentes tienden a persistir en su oposición a la auto-trascendencia.

Hay una lucha interior en cada cristiano, que varia en intensidad de un individuo a otro y que toma la forma de inconsistencias entre lo que el quiere ser (yo ideal) y lo que de hecho es o hace habitualmente (yo actual). Estas inconsistencies son conscientes (como parte de la primera dimension) o inconscientes (como parte de la segunda dimension). Las inconsistencies inconscientes limitan la libertad efectiva de la persona para la auto-trascendencia del amor.La segunda dimension implica una dialectica que puede llevar a errores o a limitaciones que no son culpables. Esta dialectica continua estando presenta a pesar de la accion del Espiritu.[11]

La parabola del sembrador (Mt13,1-23) nos dice que la respuesta del hombre a la llamada de Dios implica toda una serie de disposiciones interiores, que varian de una persona a otra: y puede parecer que la aceptación incondicional de la semilla, la palabra de Dios, por personas que son como la “tierra buena”, no resulta tan frecuente como nos gustaria pensar a nosotros.

La persona humana debe ser en cierto sentido el autor de su propia orientación hacia Dios, aunque esta orientación puede llegar a ser eficaz solo con la ayuda de la gracia de Dios… La libertad es no solo y primariamente un don de Dios, sino tambien una conquista humana, y una conquista que afecta a toda la persona, a todo su ser. Solo la persona que se posee a si misma totalmente puede ofrecerse a si misma totalmente en un don libre y desinteresado para el otro, la auto-posesion va unida y pari passu con la auto-donacion.[12]

Importancia de la segunda dimension: implica valores naturales unidos de manera subordinada con los valores auto-trascendentes de la segunda dimension. A menudo, ambas clases de valores pueden ser, al menos en parte, la expression de necesidades que son mas o menos subconscientes, las cuales llevan a la persona a buscar no el bien real, sino un bien que es solo aparente… Muchos matrimonios no se apoyan tanto en la consideracion del bien del conyuge, aunque esto sea proclamado como un valor, sino en la gratificación de necesidades que tiene el individuo de manera mas o menos subconsciente; y de ahí resultan unos inevitables componentes de egoismo y de antagonismo, que se ocultan detrás de una fachada de aparente altruismo. Otros ejemplos se ven en las muchas personas que han dejado una vocacion sacerdotal o religiosa, incluido un numero de personas que tenian altas responsabilidades de direccion espiritual… La segunda dimension permanence en la persona, junto con sus efectos sobre la libertad humana; pero “Solo en la libertad puede el hombre dirigirse hacia el bien” (G.Sp. 17)[13]

Consistencia auto-trascendente

El mensaje central de la teoria, con las palabras del P. Rulla, es: “Respetando y manteniendo la primacia y la antecedencia de la accion de la gracia divina, para la cual no hay sustituto, los dinamismos o fuerzas psicosociales en la persona, tanto conscientes como insconscientes influyen en la libertad de la persona para la auto-trascendecia del amor, y por tanto tambien afectan al proceso vocacional de modos diversos y en grados diferentes.”[14] Entre las fuerzas psico-sociales que influyen en la vocacion, las mas importantes son las fuerzas intrapsiquicas que son propias del yo o de la personalidad de cada individuo.

Permitasenos describir brevemente las estructuras implicadas en el Yo:

El Yo Ideal

Esta formado por dos subestructuras: 1) El Yo Ideal Personal (= SI, de “Self Ideals”): Se trata de aquellos ideales que el individuo elige por si mismo: lo que la persona quiere ser o realizar siguiendo estos ideales. En otras palabras, son las disposiciones habituales hacia objetos, personas o cosas. 2) El Yo Ideal Institucional (= II, de “Institucional Ideals”): Se trata de los ideales que la vocacion cristiana propone a la persona que quiere ser miembro de la comunidad cristiana, tal como son percibidos por la persona individual. En otras palabras, es disposicion habitual hacia situaciones – el ideal que se refiere a situaciones. Es la percepcion que el individuo tiene de los ideales, por ejemplo, de los ideales que una comunidad religiosa propone a sus miembros y que el quiere adoptar. Esto implica varios papeles y modos de comportamientos tal como son concebidos por los individuos.

Estas dos subestructuras juntas forman el Yo Ideal-en-Situacion (SI + II).

El Yo Actual

En el Yo Actual se han de distinguir tambien dos subestructuras. La persona crece en auto-trascendencia o se resiste a este crecimiento, bien sea conscientemente o en manera menos consciente. Por eso es necesario distinguir en el Yo Actual el Yo Manifiesto (=MS, de “Manifest Self”, o tambien PB [sigla formada de “Present Behaviour”, i.e. “comportamiento presente”], entendiendolo como concepto de si mismo) que es consciente, y el Yo Latente (=LS, de “Latent Self”) que es inconsciente.

El Yo Manifiesto (MS): Consiste en el conocimiento que una persona tiene de si misma y de sus acciones, es decir, lo que el piensa de si mismo en relacion con su ser y actuar habitual, o a su no ser y no actuar.

El Yo Latente (LS): Consiste en aquellas caracteristicas que el individuo posee sin saber que las tiene. Estas caracteristicas de la personalidad pueden ser reveladas por medios de tests u otros instrumentos de tipo ‘proyectivo’. Se considera generalmente que estos instrumentos proyectivos revelan aspectos reales de la persona, que pueden ser distintos de las caracteristicas que la persona cree poseer o le gustaria poseer. El Yo Lantente indica lo que la persona es sin que ella lo conozca.

Contenido: El contenido del yo son los valores, necesidades y actitudes. La inconsistencia se desarrolla por las diferencias en los contenidos del Yo Ideal y del Yo Actual. Cuando al conjunto de ideales y valores en el Yo Ideal se le opone lo que la persona conscientemente considera que es (MS) o lo que ella es inconscientemente (LS). Para nosotros son de particular importancia las ‘necesidades’ que son disonantes con nuestra vocacion en el LS ya que afectan a la consistencia vocacional.

Las necesidades disonantes: En las investigaciones del P. Rulla y de otros, se estudiaron 14 necesidades/actitudes según las definiciones de Henry Murray. Siete de estas variables se revelaron en la investigación como disonantes con la vocacion.[15] Por ejemplo, el voto de obediencia no es compatible con la necesidad de agresion (vencer la oposicion por la fuerza, vengar una ofensa, atacar, someter, criticar…) o la pobreza no es compatible con la dependencia afectiva (‘succorance’: atraer o buscar fuentes de proteccion, aceptar un favor sin dudar, estar apegado a una fuente de apoyo, etc) o con la necesidad de exhibición (buscar impresionar a otros y querer ser el centro de atencion…).

El P. Rulla observa que “algunas actitudes nacen de valores y sirven a los valores. Asi, el impulse de ayudar a otros puede tener sus raices en la caridad cristiana y ser la expresión de esta caridad. Pero puede tambien ocurrir que actitudes aparentemente positivas puedan surgir de motivos que no son compatibles con la vida de auto-trascendencia cristiana en el amor. De este modo, si la servicialidad (‘nurturance’, el impulso de ayudar a otros) esta motivada por el deseo de recibir ayuda de otros, o por el deseo de recibir afecto de otros (succorance), entonces no es realmente una actitud que sirva al valor de la caridad, o a la auto-trascendencia de amor, sino que mas bien esta motivada por la necesidad de recibir ayuda, y sirve para satisfacer esta necesidad. La persona da entonces, pero para recibir; proclama que el quiere “estar con otros y en favor de otros”, pero, una vez dicho y hecho todo, estos valores aparentes expresan ante todo la necesidad personal de conseguir algo de los otros.”[16] En estas personas hay una inconsistencia entre el Yo Ideal y el Yo Actual. Cuando el aspecto relevante del Yo Actual es consciente (MS) existe una inconsistencia consciente y cuando es el LS el que esta implicado hay una inconsistencia inconsciente.

Segun el P. Rulla hay dos tipos de consistencia y dos tipos de inconsistencia.[17] Las consistencies se caracterizan por el hecho de que las necesidades y valores estan de acuerdo, y no se contradicen entre si, mientras que en las inconsistencias existe una contradicción entre los valores conscientes y las necesidades inconscientes.

  1. 1.Consistencia Social: Existe cuando una necesidad es compatible con los valores y tambien con las actitudes del individuo. Una necesidad de realizacion puede estar en armonia con un deseo generoso de éxito orientado hacia la realización de la caridad. Este tipo de consistencia se llama social porque el individuo esta entonces socialmente bien adaptado, en contraste con la situación creada por el otro tipo de consistencia.
  2. 2.Consistencia Psicologica: Existe cuando una necesidad consciente o subconsciente es compatible con los valores del individuo, pero no con sus actitudes. Asi, la necesidad de servicialidad (‘nurturance’) puede estar en armonia con el idea de la caridad, pero el individuo ha desarrollado tambien, consciente o inconscientemente, actitudes contrarias, como la de agresión. En este caso el individuo, aunque este socialmente mal adaptado, es fundamentalmente o psicológicamente consistente con relacion a la ayuda que da a otros.
  3. 3.Inconsistencia Psicologica: Existe cuando una necesidad subconsciente esta en desacuerdo tanto con los valores como con las actitudes del invididuo; por ejemplo, cuando una persona tiene una necesidad subconsciente de depender afectivamente y ser ayudado por otros (‘succorance’) y esta necesidad es incompatible con sus actitudes y con los valores que proclama, que se orientan en la direccion opuesta (de ‘nurturance’). Este individuo, aunque externamente parece ser un “buen” cristiano y por tanto, socialmente bien adaptado y bien ajustado, psicológicamente es inconsistente. Es un gigante con pies de arena!
  4. 4.Inconsistencia Social: Existe cuando una necesidad subconsciente esta en desacuerdo con los valores de la vocacion cristiana, mientras que las actitudes de la persona obedecen a sus necesidades mas bien que a los valores. Por ejemplo, una necesidad subconsciente de depender afectivamente y de ser ayudado, que da lugar a actitudes que no estan conformes con los valores de la vocacion. Tal persona es inconsistente no solo psicologicamente, sino tambien socialmente.

La ayuda psicologica en la vocacion

La Psicologica puede ayudarnos acomprender las limitaciones de la libertad humana. Aplicada a la vocacion, puede prestar ayuda en dos ambitos: en el discernimiento de la vocacion y en la formación.

Para el Discernimiento: Los instrumentos psicologicos nos ayudan a conocer las motivaciones concretas de la persona en su respuesta a la vocacion– la calidad del campo en el que se echa la semilla, si esta preparado para recibirla, si es posible hacer algunos cambios en esa calidad o si puede recibir la semilla y eventualmente dar frutos. La Psicología nos ayuda a entender el ‘por que’ de ciertas actitudes y comportamientos. Por ejemploo, Marcos y Juna – Marcos es timido y deja todas las ocasiones a los otros, Juan es siempre el primero en lanzarse a cualquier cosa – ambos pueden tener la misma dinamica de inseguridad que se expresa de formas diferentes. Asi, actitudes diferentes pueden tener a veces el mismo problema subyacente. Discernir la motivacion implicaria investigar y comprender estos datos de la persona sin pararse en las actitudes y comportamientos exteriores, sino llegando al ‘por que’ de los mismos y proporcionando ayuda adecuada.

Para la Formacion: La Psicologia puede ser util en el crecimiento de la madurez cristiana. Ninguno de nosotros olvida que el primer formador es el Espiritu Santo y que el formadores es ayudar a los jovenes a mejorar su capacidad – a que esten dispuestos – para permitir que se realice la accion del Espiritu de modo que la aceptación de la vocacion sea mas libre y completa. En el ejemplo de Marcos y de Juan, para afrontar la actitud humilde de Marcos como procedente de un sentido de inseguridad – una ‘humildad aparente’, en cuanto actitud desarrollada para defender y salvar la cara, limita su capacidad de testimoniar tambien con coraje los ideales en los que el cree. Por su parte, Juan, al estar tan preocupado por convertirse en una estrella brillante y atraer la atraccion de los demas, se olvida de su vocacion cristiana de ser humilde y de estar al servicio de los ideales cristianos. Para promover la capacidad de vivir los ideales propuestos por Cristo es siempre importante ayudar a comprender las tendencias y motivaciones concretas, de manera que el formando pueda integrarlo todo en consonancia con el proyecto vocacional. En esta aspecto la Psicologia puede venire en ayuda del proceso de internalizacion a traves de una integración progresiva de las estructuras psicologicas de la persona.

Que clase de Psicologia?

El termino ‘psicologia’ es muy vago. No existe una sola psicologia, sino multitud de ellas – hay muchas escuelas y diferentes corrientes de Psicología. Algunas de ellas no estan de acuerdo sobre puntos esenciales. Hay mas de 30 teorias de la personalidad. Por tanto, no podemos tener una actitud acritica ante ellas. No puede haber una psicología ‘neutral’. Cada psicología tiene su antropologia, una vision precisa del hombre. Explicita o implicitamente, siempre existe un cierto modelo de naturaleza humana en el que creen y desde el que orientan sus trabajos teoricos, empiricos y terapeuticos. Por consiguiente, siempre existe el riesgo de que sigamos de manera acritica una teoria que tiene una vision parcial del ser humano.

La psicologia que proporciona una adecuada contribucion a la vocacion cristiana deberia tomar en consideracion dos realidades antropologicas que son caracteristicas de la naturaleza humana: por un lado, la posibilidad de auto-trascendencia teocentrica, y por otro, los limites de la persona, que son tambien una condicion esencial del ser humano.

Conclusion

Esta discussion sobre las consistencies e inconsistencies nos lleva a concluir que la razon para el abandono de la vocacion, es decir, la falta de fidelidad, ha de derivarse primariamente de las inconsistencias psicologicas que existen en la personna. En otras palabras, el abandono es debido a la prevalencia del influjo de la segunda dimension. La inconsistencia psicologica se puede converter en una inconsistencia social fácilmente, ya que solo difieren en la men.r fuerza motivadora, esto, en la actitud.

Un examen mas a fondo de las rezones socials y psicologicas presentadas al comienzo mostraria que la dinamica de la inconsistencia psicologica es el factor subyacente en estas motivaciones de abandono de la vocacion. Por ejemplo, entre las razones mas importantes aducidas, tales como los problemas emocionales, conflictos con los superiores, sentimiento de soledad, etc, la presencia de necesidades disonantes resulta obvia.

No es facil descubrir las motivaciones psicologicas subyacentes al comienzo del itinerario vocaciona. De hecho, las investigaciones muestran que la persona al principio esta motivada por los Ideales del Yo y que solamente después las motivaciones inconscientes afloran en la superficie. Necesitamos formadores que puedan discerner la dinamica subyacente y ayudar a las personas a integrar estas fuerzas de manera consciente dentro del proyecto vocacional, de manera que puedan perserverar en su respuesta a la llamada.

Cuestiones para la discusion:

  1. “La libertad es no solo y primariamente un don de Dios, sino tambien una conquista humana.” Cuales son los desafios para los Formadores en relacion con:
    1. La auto-formacion de los Formadores?
    2. El acompanamiento de los formandos?
    3. La formacion integral, holistica (en oposicion a la formacion meramente intelectual)?
  1. Cuales son las posibles ayudas en cada una de las dimensiones en pro de la consistencia?


[1]James J. Gill, Human Development: Vol. 21, No. 1, Spring 2000 pp.3-4

[2] El estudio de la USG indica que los problemas emocionales son la razon mayor para el abandono: “Tenemos los resultados de nuestro estudio y otros que a lo largo de los ultimos 30 anos han intentado clasificar las rezones de las defecciones y clarificar las muchas causas que pueden acompanar una decisión tan dramatica, tanto para la persona individual como para la institución implicada.

Ante todo, los datos relativos a 409 casos recogidos a traves de las fichas informativas compiladas por los Secretarios Generales (26 Institutos masculinos), proporcionan los resultados que muestra la siguiente tabla:

Conflictos con los superiores

17.1 %

Crisis de fe

5.4

Problemas emocionales

43.3

Inmadurez

21.3

Problemas psicologicos

21.0

Insatisfaccion, cansancio

28.6

Otros

22.7


Nuevamente, parece evidente que la causa principal del abandono es la que implica "problemas emocionales" que afectan casi a la mitad de los casos estudiados (el porcentaje baja al 34% cuando se trata de sujetos en formacion). Tengamos presente que el cuestionar permitia mencionar varias rezones para el abandono y que a veces este motivo estaba acompanado por otros, tales como problemas psicologicos o conflictos varios. Es, sin embargo, llamativo advertir que el numero proporcionado en este estudio es significativamente inferior si se compara con los resultados de otros estudios recientes que mostraban un porcentaje de casos relacionados con los problemas emocionales que llegaba hasta un 70%.”

[3] “Los otros aspectos significativos se relacionan con la inmadurez y los problemas psicologicos, que dan cuenta respectivamente del 20% de los casos de abandono. Aunque la cantidad aumenta notablemente cuando se refiere a las salidas durante el periodo de formacion (33% y 24%), parece, sin embargo, que el tema de la crisis psicologicas o la falta de madurez no puede ser controlada completamente a pesar de la Congregaciones prestan a esta situación durante el periodo de formación. Sea lo que fuere, el significado del concepto de "madurez y salud mental" no es claro en la vida consagrada, al menos si se juzga a partir de muchas figuras historicas y de la situación actual: hay, de hecho, muchos religiosos que parecen caracterizarse por la falta de ese aspecto, pero que no encuentran razones para abandonar sus respectivos Institutos.”

El problema del infantilismo es parte del problema psicologico. “Nuestro estudio revela que el 21,3% muestra síntomas de inmadurez y el 21% presenta problemas psicologicos. Que es infantilismo? Ademas de una necesidad de proteccion y una falta de obligaciones, es tambien una transferencia de los atributos y privilegios del nino a la edad adulta. El nino y el joven occidental puede ser un pequeno dios domestico a quien se permite todo, sin contrapartidas. El infantislimo combina una demanda de comida, dinero y seguridad con el deseo ilimitado y la pretesion de ser protegido, sin asumir ninguna clase de obligación. Su lema es: No renuncies a nada! Desea y exige. Si no son complacidos, se sentiran como si fueran victimas de un abuso.

Robert Hughes analiza ingeniosamente un aspecto de este infantilismo: la "cultura de la queja". Somos todos victimas de nuestros padres! Por insensatos y violentos que seamos, nunca somos culpables porque provenimos de "familias disfuncionales". La queja da poder, aunque no vaya mas alla del chantaje emocional o de la creación de complejo de culpa.”

[4] Sobre la falta de significado de la vida religiosa, los teoricos del “nuevo paradigma" observan que la falta de un sentido de excelencia objetiva, producto del desarrollo teologico posterior al Vaticano II, puede haber afectado a la capacidad de atraer a potenciales candidatos. El argumento es simple y esta basado en el principio de la eleccion racional: si la eleccion de una vida que exige un mayor sacrificio no representa una ganancia diferencial (especialmente si se considera que se te pide sacrificar una de las dimensiones esenciales de la vida humana y de cualquier vida: el instinto emocional y reproductivo), entonces es mejor abandonar; no tiene sentido pagar un precio tan alto para una ganancia tan pequena.

[5]Peter Cantwell OFM ha notado que en el pasado algunos solian decir que “los jovenes se van porque su generacion es egoísta y no tienen voluntad de asumir compromisos”. Es mas honrado pensar que esto responde a lo que estamos ofreciendo a los jóvenes o que podriamos estar fallandoles. En la terapia familiar de hoy se nos pide concentrarnos en el conjunto del sistema a la hora de buscar el remedio. Con anterioridad a los nuevos descubrimientos proporcionados por la terapia familiar, un adolescente problemático era normalmente tratado de manera aislada por medio de una terapia individual. La teoria era que habia algo que fallaba dentro del adolescente y que si este fallo podia ser corregido, entonces todo quedaria resuelto. Pero a menudo esta terapia individual era seguida de una nueva recaida. La terapia familiar ha ampliado nuestra vision de manera que podemos comprender que el problema podria no estar dentro del adolescente. Su problema podria ser un reflejo de lo que esta sucediendo e el interior de todo el sistema familiar. La conducta del adolescente podria ser un sintoma – una indicacion de que lo que necesita ser cambiado es todo el sistema en que la familia esta envuelta. Debemos aplicar esto tambi’en a la vida religiosa. Sin duda, las causas de las dificultades personales estan, ante todo, dentro del individuo pero no podemos negar el influjo decisivo del sistema en el que el o ella vive y hemos de tener en cuenta el sistema de vida que ofrecemos a los jovenes que piensan que vale la pena unirse a nosotros.

Para ulterior discussion sobre el impacto cultural, ver Jose Maria Fernandez Martos, Pursued Fidelity, Christhed Fidelity. El pregunta:

  • No estaran los votos perpetuos edificados sobre arena? Acaso no existe una experiencia colectiva de la transitoriedad de “todo lo que la historia humana crea y contempla al margen de la solemnidad con que pueda presentarse y de lo sagrado que nos parezcat"?[5]
  • Como puede el joven que pronuncia sus votos ignorer su fragilidad entre los ecos del abandono de gente con prestigio que amenazan su futuro?
  • Como unas promesas que se hacen en un breve momento pueden llegar a ser eternas? No es omnipotencia prometer un cumplimiento que se basa en unas potencialidades que yo no puedo garantizar?
  • Como puedo cerrarme a la posibilidad de una verdad future y mas profunda acerca de mi vida? Es dificil reconciliar la deseada fidelidad con la evidente variabilidad. La existencia de tantos cambios en los valores nos obliga a cambiar nuestra alma con la misma frecuencia con que cambiamos de camisa.

[6] Otro estudio revela las siguientes razones: Gerardo Pastor ha trabajado sobre los documentos personales de petición de la secularización presentados a la Congregación de Religiosos (un total de 8,500 casos durante el ano 1972). Tras aplicar un metodo bastante complejo, establecio una escala de motivaciones de naturaleza psico-social o de factores que pueden jugar un papel importante en la decisión de abandonar:

  1. 1.El proyecto vocacional: falta de vocacion para la vida consagrada.
  2. 2.Ascetismo: incapacidad de continuar o de defender la vida religiosa.
  3. 3.Factores externos: circunstancias exteriores que impiden continuar la vida religiosa, especialmente cuando estan relacionadas con las necesidades de la propia familia.
  4. 4.Factores psicologicos: elementos que afectan al estado mental y a la personalidad del sujeto.
  5. 5."Auto realizacion": una necesidad desatendida de plenitude personal.
  6. 6.Sexualidad: problemas sexuales que repercuten vitalmente en la propia vocacion.
  7. 7."Rol-status": cuestiones que se refieren a la aceptacion del propio rol y posición en una organización de miembros consagrados.
  8. 8.Factores intracomunitarios: dinamica negativa o insatisfactoria dentro de la propia comunidad.
  9. 9. Factores extracomunitarios: influencias exteriores que condicionan al individuo.
  10. 10.Cambio institucional: lucha que resulta de las transformaciones que no pueden aceptarse.
  11. 11.Ideologia y valores: flujo de nuevas ideas que causan un cambio del corazon.
  12. 12.Factor etico: serias transgresiones del codigo civil de conducta; escandalos.
  13. 13.Factor de fe dogmatica: crisis en las creencias fundamentales.
  14. 14.Factor de fe evangelica: crisis en las creencias especificas del modo de vida evangelico.
  15. 15.Factores indefinidos o no expresados.

[7] Rulla, Anthropology of Christian Vocation Vol I, 1986, p.179

[8] Rulla, p.370

[9] Rulla p. 372

[10] Resultado de las investigaciones en relacion con la madurez de los religiosos y sacerdotes:

Resultados obtenidos por Calpotura en los USA y Filipinas:

 

USA

Filipinas

Desajustados

7.5%

22%

Subdesarrollados

66.5%

40%

En desarrollo

18%

30%

Adecuadamente maduros

8%

8%

Resultados del P. Rulla sobre la influencia de los conflictos en la vida de los religiosos al entrar:

 

Siempre

Casi siempre

Frecuentemente

Escasa influencia

Al entrar

13.5

46.5

28

12

En teologia

31

48.5

18

2.5

 

Los estudios de Kennedy y Heckler (1972) sobre la madurez vocacional de los sacerdotes en los USA muestran:

Baja madurez 76% y Alta madurez 24%

Los estudios de Baars y Terruwe (1971) sobre los sacerdotes de USA

Dificultades psiquiatricas serias      20-25%

Emocionalmente inmaduros           60-70%

Maduros                                                              10-15%

Rulla, Imoda y Riddick (1979)

Madurez en la I Dimension (de los valores trascendentes): 20%

Inmadurez en la II Dimension (busqueda de valores aparentes) 60%

Inmadurez en la III Dimension (problemas psicologicos serios) 20%

La investigacion del P. Rulla muestra como la persona que inicia el camino vocacional con la fuerza del yo ideal es influida por los factores psico-sociales y vive una vida de conflictos o inconsistencia.

[11] Rulla, p. 290

[12] Rulla, p. 299

[13] Rulla, p. 300

[14] Rulla, p. 309

[15] Estas siete necesidades son:

Abajamiento: someterse pasivamente a una fuerza exterior – rendicion – resignarse al destino – admitir inferiori-dad, error – criticarse, disminuirse a si mismo – buscar y complacerse en el sufrimiento, la mala suerte…

Agresion: superar la oposicion con la fuerza – lucha – venganza –ataque – castigo

Evitar la censura: defenderse contra el insulto, la censura y la critica – ocultar un fallo – abstenerse de hacer lo debido por miedo –conformismo paraevitar la humillacion – regir situaciones embarazantes.

Exhibicion: crear impresion – exciter,diverter, provocar – para ser visto o escuchado.

Evitar el dano: rehuir el dolor fisico, la enfermedad y la muerte– escapar de situaciones peligrosas.

Gratificacion sexual: crear y alimentar relaciones eroticas – tener relaciones sexuales.

Succorance: satisfacer necesidades mediante la ayuda simpatica de objetos aliados – tener siempre una persona que apoya– ser cuidado, soportoado, rodeado, protegico, querido, consentido – relacion unidireccional.

[16] Rulla, p. 315

[17] Rulla, p. 322