Apéndice 3

PLANES DE ESTUDIO

Introducción

1. Presentación

Los formandos realizan sus estudios en centros académicos, claretianos y no claretianos, de diversa índole: Seminarios, Estudios Teológicos, Institutos, Facultades y Universidades. Todos ellos tienen planes de estudios que se rigen por las normas de derecho universal de la Iglesia, como son: el Código de Derecho Canónico, la Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis y otros documentos eclesiásticos[1], o por las normas civiles propias, según los casos.

Aquí presentamos algunos contenidos para las diversas etapas y momentos de la formación claretiana. Excepto para el noviciado, que se ofrece un plan de estudios completo, para las demás etapas los contenidos son de formación académica y pastoral complementaria, sea porque se refieren al propio carisma congregacional, sea porque acentúan elementos que enriquecen nuestra formación misionera[2].

Cada Organismo Mayor y zona congregacional deberá añadir, en sus propios planes de formación, los temas y contenidos que les son propios[3].

2. Metodología

Método activo y participativo.

Programación anual.

La formación complementaria podrá tener su cauce adecuado a través de comisiones y departamentos: de liturgia, TIC´s, música, cultura, deporte, biblioteca y otros.

3. Momentos

Conferencias sistemáticas del formador o del equipo de formadores[4].

Cursos organizados por la comunidad formativa: durante el año escolar o en tiempos fuertes de vacaciones.

Cursos organizados por otras instituciones: normalmente durante los períodos amplios de vacaciones.

I. PRENOVICIADO

Como criterio general, para quienes aspiran a la vida misionera, se ha seguir el criterio que exige a los candidatos, al ser admitidos, la misma formación humanista y científica que necesitan los jóvenes del propio país para acceder a los estudios superiores[5].

1. Formación humana

El sentido y desarrollo de la vida humana.

Nociones básicas sobre la madurez y el ajuste personal.

Valores y contravalores. El sentido crítico.

La afectividad y la sexualidad.

Análisis de la cultura contemporánea.

Acercamiento a la contemplación de la realidad.

Medios y tecnologías de información y comunicación social.

Metodología del estudio y del trabajo intelectual.

Prevención de las adicciones contemporáneas.

Estudio de los protocolos eclesiales y contemporáneos sobre protección de menores.

Experiencias oportunas de acompañamiento psicoterapéutico.

2. Formación cristiana

La persona de Jesús y su mensaje.

Catecumenado sistemático sobre el símbolo de la fe y los sacramentos.

Presentación sintética de la espiritualidad cristiana.

Iniciación teórico-práctica en el discernimiento cristiano de espíritus.

Fundamentos de moral cristiana.

Nociones de liturgia.

Introducción a la lectura orante de la Escritura (sentido, métodos…).

María, madre y modelo.

3. Formación claretiana

La vocación religiosa en la Iglesia.

Introducción al conocimiento de la vida del Fundador y de la Congregación.

Síntesis del carisma claretiano.

Iniciación teórica-experiencial a la vida en comunidad.

Experiencias significativas de sensibilización apostólica

4. Conceptos específicos de derecho

Requisitos de admisión. Preparación.              

La admisión al noviciado.

El derecho de admisión al noviciado.               

Cualidades personales básicas de admisión.    

Impedimentos de validez en la admisión.         

Prohibiciones de admisión dirigidas al superior.

Testimonios e informes.

5. Otros elementos

Preparación musical (canto e instrumentos) y artes plásticas.

Preparación lingüística.

Preparación técnica.

Formación en el uso responsable de los medios digitales.

II. NOVICIADO

El plan de estudios para el noviciado tiene presente lo que se pide a los novicios en el Derecho universal[6] y propio[7] y las orientaciones del Magisterio congregacional[8].

1. Introducción al noviciado

El noviciado. Naturaleza, objetivos y presupuestos.

Exposición del plan de formación (contenidos y experiencias).

Relación novicio-maestro.

2. La vocación en la Iglesia

    2.1. Introducción: llamados al seguimiento

La figura de Jesús en los Evangelios.

Las “Imágenes de Jesús”.

El misterio de Cristo y de la Iglesia.

Llamadas y respuestas múltiples en el misterio  de salvación.

Las formas de vida en la Iglesia. Articulación de carismas y ministerios.

    2.2. La vocación religiosa

Aspectos bíblico teológicos de la vocación.

Antropología de la vocación.

Psicopedagogía de la vocación: motivaciones y actitudes.

3. La vida religiosa claretiana

    3.1. La vida religiosa como vida consagrada

Fundamentos bíblicos de la vida religiosa.

Breve historia de las formas de vida religiosa.

Elementos esenciales de la vida religiosa en perspectiva bíblica, teológica, claretiana y psicopedagógica:

Vocación.

Consagración.

Consejos o “carismas” evangélicos (pobreza, castidad, obediencia).

Seguimiento de Cristo.

Carisma.

Comunidad.

Misión.

3.2. La vida misionera claretiana

La figura del Padre Fundador, especialmente a través de la Autobiografía.

Historia de la Congregación: fundación, cofundadores, primeros pasos, su desarrollo hasta la muerte del Fundador.

Historia general sucinta de la misma, de sus personas y obras más características.

Historia y testimonio de los beatos mártires de la Congregación.

Documentos congregacionales más importantes.

El carisma y el espíritu claretianos: en el Padre Fundador y en la Congregación.

Las Constituciones y el Directorio: las Constituciones como proyecto claretiano de seguimiento de Cristo; génesis y contenido.

Las virtudes claretianas misioneras.

Los tres modos de vivir la única vocación claretiana (presbíteros, diáconos, hermanos) y de las diversas instituciones que conforman la Familia Claretiana.

4. Introducción a la vida espiritual

4.1. Fundamentos antropológicos de la vida espiritual

La persona humana abierta a Dios.

Proceso humano y realización cristiana.

La experiencia espiritual y las disposiciones personales.

4.2. La novedad de la existencia cristiana

Jesucristo, Hombre Nuevo, revela el misterio de Dios y del hombre.

La gracia como “amor incondicional” del Padre manifestado en Jesucristo.

El hombre como criatura e imagen de Dios. Dignidad de la persona.

La condición pecadora. Significado y consecuencias.

La acción renovadora del Espíritu en el creyente, en la Iglesia y en el mundo.

Los dinamismos de la vida de la gracia: virtudes teologales.

El crecimiento en la vida espiritual: libertad, responsabilidad, discernimiento.

5. Introducción a la liturgia

Naturaleza de la Liturgia y del culto de la Iglesia.

El año litúrgico, la liturgia eucarística y la liturgia de las horas. Su lugar en las Constituciones.

Cuestiones prácticas de participación en la liturgia eucarística y en la liturgia de las horas.

6. Introducción a la oración

Fundamentos bíblicos y teológicos.

La oración en el conjunto de la vida espiritual.

La oración en el carisma claretiano.

La oración personal y la oración comunitaria.

Métodos y técnicas de oración y de meditación (oración con la Palabra, meditación).

7. Introducción a la espiritualidad cordimariana

María en el misterio de Cristo y de la Iglesia.

Elementos marianos en la espiritualidad cristiana.

María, modelo de mujer consagrada.

La espiritualidad cordimariana: el Corazón de María en la vida misionera del claretiano, cordialidad, escucha, meditación y anuncio de la Palabra.

Actualización de las expresiones de la espiritualidad cordimariana y medios de intensificarla.

8. Introducción a la misión claretiana

La Iglesia evangelizadora.

La misión de los religiosos en la Iglesia.

La misión apostólica del claretiano (MCH, CPR, SP, EMP, PQTV, HAC, MS).

Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC): dimensión prioritaria de la misión claretiana.

Orientaciones prácticas y técnicas para el apostolado.

Experiencias acompañadas de apostolado ordinario y extraordinario.

9. Temas especiales de derecho

Como programa básico puede servir el esquema del Apéndice 2.

Se ha de completar con otros elementos, como son: CIC 662-672, 673-683 y 684-685, 686-687.

10. Otros elementos

Formación musical.

Manualidades, oficios prácticos y servicios domésticos.

Información del estado actual de la Congregación, el Gobierno General y de los Organismos, formación, apostolado, economía.

Otros temas circunstanciales que convenga determinar.

III. POSTNOVICIADO

Los planes para esta etapa formativa tienen en cuenta las indicaciones del derecho universal[9]; del Concilio Vaticano II[10]; del Motu proprio Ecclesiae Sanctae[11], y de nuestro derecho propio[12].

1. Formación filosófica y teológico-pastoral

La formación filosófica y teológico-pastoral se considera recogida en los planes de estudios que se siguen en los diferentes centros académicos donde estudian los nuestros. En el caso de que no figuren en esos planes de estudios las materias que a continuación se señalan, deben ser impartidas en nuestros propios centros formativos.

Mariología.

Misionología.

Ecumenismo y Diálogo Interreligioso.

Ciencias de la comunicación.

Pastoral especializada.

Técnicas de análisis de la realidad.

2. Formación específica claretiana

    2.1. Profundización en la figura del Fundador

Estudio crítico de su vida y obras.

Diversos temas monográficos, como pueden ser: su testimonio martirial, la presencia de María en su vida y acción misionera, su estilo misionero, la creatividad apostólica de Claret, la promoción del apostolado seglar, su papel en la Iglesia de Cuba y de España, su figura de Fundador.

     2.2. Ampliación del conocimiento de la historia de la Congregación

Período de consolidación.

Período de expansión.

Situación actual.

    2.3. Profundización en el estudio de las Constituciones

Evolución histórica de nuestras Constituciones.

La renovación de las Constituciones después del Concilio Vaticano II.

Análisis interdisciplinar de nuestras Constituciones.

Estudio y confrontación con la experiencia de los grandes temas de la vida claretiana: votos religiosos, vida de comunidad, la misión y el apostolado, etc.

Inculturación de las Constituciones.

Lectura de las Constituciones en clave laical, diaconal o presbiteral.

    2.4. Estudio de los documentos congregacionales de renovación

Capítulos Generales de 1967 y 1973.

La MCH: los grandes temas de la misión del claretiano hoy.

El CPR: la persona del claretiano.

El SP: Servidores de la Palabra.

EMP: En Misión Profética

PTV: Para que tengan Vida.

HAC: Hombres que arden en caridad.

MS: Missionarii Sumus

3. Otros elementos

Estudios de economía y administración[13].

Formación artística (musical, literaria, plástica).

Estudio de lenguas.

Manejos de las Tecnologías para la Información y Comunicación (TICs).

Manualidades y oficios prácticos.

Otros temas circunstanciales que convenga determinar.

IV.  PROGRAMA PARA LOS MISIONEROS HERMANOS

1. Como punto de partida, el misionero hermano deberá completar, siempre que sea posible, los estudios civiles primarios y secundarios propios de cada país.

2. La capacitación pastoral, profesional y técnica deberá orientarse a conseguir, en instituciones y centros apropiados, la preparación y la titulación necesarias en la línea de nuestra misión, según las cualidades del formando y las necesidades del Organismo Mayor y de la Congregación[14].

Entre las especialidades de pastoral se pueden enumerar: pastoral bíblica, catequesis, liturgia, pastoral juvenil, profesorado de religión, misionología, y otras.

Entre las especialidades de profesionalización se resaltan: psicología, pedagogía, ciencias humanísticas, ciencias sociales y otras

Entre las especialidades técnicas se incluyen: estudios y prácticas de secretaría, administración, hostelería, asistencia social, mecánica, enfermería, y aprendizaje de otros oficios manuales útiles para la misión.

3. La formación teológica del hermano misionero se ha de ordenar procurando realizar, según las capacidades del formando, una de las siguientes posibilidades:

Estudio de la carrera teológica completa con la adquisición de los correspondientes títulos.

Estudio de un programa general de teología de tres años con la adquisición del diploma específico.

Estudio de temas especiales conforme a lo indicado más arriba[15].

4. La formación específica claretiana tendrá el mismo programa indicado más arriba[16].

5. Otros elementos

Formación musical y artística.

Estudio de lenguas.

Técnicas audiovisuales.

Manejo de las TICs.

Conceptos de economía: presupuestos, balances.

Otros temas circunstanciales que convenga determinar.

V. MOMENTOS ESPECIALES

Desde el punto de vista normativo, además de las normas del derecho universal contenidas en el CIC, en la RFIS y en otros documentos eclesiales que siempre hay que tener en cuenta, los puntos de referencia de nuestro derecho propio son los siguientes:

Para la profesión perpetua: Dir 241.

Para la formación de los diáconos y presbíteros: Dir 242-243.

Para la especialización: Dir 245-247.

1. Programa de preparación para la profesión perpetua

1.1. El programa de revisión-preparación para la profesión perpetua, que abarca los aspectos principales de la vida religiosa y claretiana, ha de tener una marcada referencia experiencial según lo vivido en la etapa de votos temporales.

1.2. Programa de revisión-preparación para la profesión perpetua:

La vocación claretiana personal del formando. Origen. Signos vocacionales. Itinerario vocacional personal.

Balance del período formativo. Experiencias positivas y negativas.

La opción fundamental perpetua. Características. Situación personal de cara a la opción perpetua. Previsiones.

Vivencia personal del proyecto claretiano.

Las Constituciones y su asimilación personal.

Balance particular de los siguientes aspectos:

Bases bíblicas fundantes.

El seguimiento radical y la configuración con Cristo.

La pobreza según el estilo de vida claretiano.

La virginidad claretiana. Conciencia de los criterios y protocolos eclesiales (RFIS 202) y congregacionales en torno a la protección de menores y personas     vulnerables, así como de los delitos contrarios al voto de castidad.

La obediencia claretiana.

La comunidad claretiana.

Rasgos fundamentales de nuestra identidad carismática: HAC y MS.

La Congregación en la actualidad: personas y obras. Conocimiento y frecuentación de las fuentes del devenir congregacional: Annales, NUNC, Redes digitales de la Congregación.

Proyecto personal de cara al futuro. Elaboración y hábito de evaluación.

2. Programas para los ministerios y las órdenes sagradas

    2.1. Programa para los ministerios

Conocimiento de las exigencias y funciones de los ministerios del lectorado y del acolitado.

Estudio de las normas litúrgicas propias del lector y del acólito: proclamar la Palabra, servir al altar, distribuir la eucaristía; así como el ejercicio en la catequesis, la evangelización y el servicio al prójimo[17].

Estudio del Motu proprio de Pablo VI Ministeria Quaedam y del ritual de la colación de los ministerios, siguiendo las indicaciones de la RFIS[18].

     2.2. Programa de preparación inmediata para el diaconado

Historia del diaconado. Datos del Nuevo Testamento. El diaconado en la Iglesia primitiva. El diácono en los primeros escritores eclesiásticos.

Teología y sacramentalidad del diaconado. Oficios diaconales.

Situación actual del diaconado. Restauración del diaconado permanente. La discusión teológico-pastoral en torno al Diaconado a partir de los Sínodos recientes de la Iglesia.

El diácono en la renovación posconciliar de las Constituciones CMF. Dimensión claretiana de las funciones diaconales.

Estudio del ritual litúrgico: rito de la ordenación de diácono, de la celebración del sacramento del matrimonio, de la celebración del sacramento del     bautismo y del culto a la eucaristía fuera de la misa.

Liturgia de las horas, espiritualidad y normas litúrgicas referidas al diaconado.

    2.3. Programa de preparación inmediata para el presbiterado

         (i) Sección teológica:

El ministerio ordenado en las fuentes bíblicas del Antiguo y Nuevo Testamento.

El ministerio ordenado en el proceso evolutivo de la fe de la Iglesia.

El ministerio ordenado a partir del Concilio Vaticano II. Funciones y exigencias.

El ministerio presbiteral en una Iglesia como “casa y escuela de comunión”[19].

Vida religiosa y ministerio ordenado.

Características carismáticas del presbítero claretiano.

         (ii) Sección espiritual:

Vocación de los presbíteros a la santidad configurados con Cristo Cabeza, Pastor, Siervo y Esposo[20]

Exigencias espirituales del presbítero.

Medios y dinamismos para la santidad sacerdotal.

Tentaciones de los ministros ordenados: clericalismo, abusos de poder, descuido de la formación continua, etc.

             (iii) Sección litúrgica:

Celebración del sacramento del orden.

Celebración del sacramento de la penitencia.

Celebración de la unción de los enfermos.

Celebración de la confirmación. Condiciones para que la pueda administrar un presbítero.

Celebración de la eucaristía. Estudio del ritual y de las normas litúrgicas.

           (iv) Sección pastoral:

La familia, la parroquia, el acompañamiento de las personas y otros ámbitos del ejercicio del ministerio presbiteral[21].

Revisión sintética y práctica de los criterios morales y pastorales en orden al sacramento de la reconciliación.

Orientaciones pastorales y pedagógicas para la confesión.

Orientaciones para la dirección espiritual.


[1] Cf. Apéndice primero.

[2] Cf. Dir 235.

[3] Cf. CIC 255-258; Dir 240.

[4] Cf. CC 68, 77.

[5] Cf. CIC 234 §2.

[6] Cf. CIC 650 §1; 652 §2.

[7] Cf. CC 61; Dir 196-197.

[8] Cf. Annales 56 (1976) 466-467.

[9] Cf.  CIC 255-258, 659-660.

[10] Cf. PC 18.

[11] Cf. ES II, 33-38.

[12] Cf. CC 72, 74, 75, 77; Dir 235, 237.

[13] Cf. Dir 550 a.

[14] Cf. Dir 238.

[15] Cf. Apéndice 3, III, 1.

[16] Cf. Apéndice 3, III, 2.

[17] Cf. RFIS 72.

[18] Cf. Ibid.

[19] RFIS 52.

[20] Cf. Ibid. 55.

[21] Cf. RFIS 148.